Your address will show here +12 34 56 78
Internet y Negocios
Durante mucho tiempo, todos los productos creados por Apple estaban predestinados a llevar el prefijo “i” que estrenó el iMac a finales de los noventa. Ya fuera hardware o software. iMac, iPod, iPhone, iPad, iTunes, iCloud, iBook, iChat, iMessage, son solo algunos ejemplos. De hecho muchos productos, no necesariamente creados por la compañía de la manzana, colocaban la letra “i” (en minúscula) para que se les vinculara con una marca que denotaba innovación, elegancia y éxito. Pero los tiempos cambian y Apple está dejando de usar su famosa “i”. Cada vez más, con algunas excepciones de hace ya años como el paso de MobileMe a iCloud. El legado de la “i” es el de tecnología de diseño. Es reproductores de mp3 con auriculares y cables blancos cuando todo el mundo los tenía negros. Es meter 1.000 canciones en un bolsillo cuando era algo revolucionario, y además con un dispositivo bonito. Es el ordenador no-Windows que todo el mundo quería probar pero ni siquiera se tenía claro si se quería tener. Es la primera década del siglo XXI, y eso supone un problema: ya no estamos en la primera década del siglo XXI.   En resumidas cuentas: Es una letra pasada de moda, la “i” ya cierra más puertas que las que le puede abrir a Apple.    
0