Internet y Negocios
Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC), desarrolló un chip de alta sensibilidad que detecta el VIH una semana después de que aparezca la infección. Los investigadores trabajan ahora para conseguir que el chip sirva también para la detección del cáncer. Desde el contagio hasta que aparecen los primeros anticuerpos detectables para el VIH en la sangre -la seroconversión- pasan unas cuatro semanas, a partir de ahí, comienzan los daños producidos por la enfermedad como el agotamiento irreversible de los linfocitos CD4 en el intestino, la replicación en el sistema nervioso central y la aparición de reservorios latentes de VIH. Por eso, la detección temprana es crucial para la salud del individuo. Cuanto antes comience la terapia antirretroviral mejor será la respuesta inmunológica y la recuperación del paciente. Actualmente, los dispositivos que hay en el mercado detectan la infección unos 15 o 20 días después de la seroconversión. El dispositivo diseñado por los científicos del CSIC, detecta el VIH tipo 1 en la primera semana de infección y lleva a cabo el ensayo en menos de cinco horas, es decir, permite obtener resultado clínico el mismo día de la prueba. El dispositivo se ha probado con suero al que se ha añadido la proteína P24, simulando así la muestra de un paciente.
0

Innovación
La sociedad belga de marketing digital Newfusion implantó un chip bajo la piel de sus empleados. El dispositivo funciona como una llave de identificación capaz de abrir puertas o acceder al computador. Específicamente fueron 8 trabajadores los que voluntariamente se dejaron implantar este microprocesador que tiene el tamaño de un grano de arroz. La idea es que esta tecnología subcutánea reemplace a las tarjetas de identificación. “Nadie está obligado. Se trata de un proyecto lúdico. La idea proviene de un empleado que a menudo se olvidaba su tarjeta”, explicó a la cadena de televisión belga “VRT” el director de la empresa, Vincent Nys. Los trabajadores que no quieran someterse al implante, pueden utilizar un anillo que cumpla la misma función. Se trata de un avance tecnológico que experimentó en 1998 el científico británico Kevin Warwick, cuyo prototipo se puede contemplar en el Museo de Ciencia de Londres.
0

Innovación
Un equipo de investigadores de la Universidad de Princeton son los creadores de Piton, un procesador de código abierto de 25 núcleos que se podrá escalar hasta 200.000 núcleos mediante 8.000 chips de 64 bits. El objetivo es crear un chip que pueda instalarse en grandes centros de datos para gestionar el tráfico de búsquedas, servicios en la nube y redes sociales. Piton está basado en el diseño del OpenSparc, una versión del OpenSparc T1 de Oracle. Por ser de código abierto, la empresa puede adaptar la producción de acuerdo a lo que necesite la compañía. Los chips pueden probarse en un simulador que imita las funciones de un CPU multinúcleo. El chip de Piton cuenta con 25 núcleos en cinco filas, es decir, en diseño de malla. Cada núcleo funciona a una velocidad de 1GHz y están conectados entre sí a través de un puente que se instala en la parte superior de la estructura. Para sus creadores, Piton es el chip académico más grande del mercado.
0