Internet y Negocios
El Gobierno chino anunció una campaña de 14 meses para “limpiar” la red de servidores VPN, un servicio utilizado por los internautas para poder acceder a páginas bloqueadas por el régimen tales como Google, Facebook, Twitter o YouTube. La campaña promete acabar con todo tipo de “conexiones no autorizadas” a la red, y subraya que todos los servidores de VPN deberán requerir permiso expreso de las autoridades chinas. Así se informó a través de un comunicado del Ministerio de Industria y Tecnología de la Información. China bloquea 135 de las 1.000 webs más populares del mundo, aunque en los últimos años la aparición de los servidores VPN, que permiten navegación anónima desde ese país como si se estuviera en otro con menor censura, habían dado tregua a los internautas interesados en seguir conectados con el mundo exterior en la red. La campaña se inicia en un año en el que se espera un aumento de la censura, por la proximidad del XVIII Congreso del Partido Comunista de China en otoño, donde habrá importantes relevos en la cúpula de la formación gobernante y Pekín quiere estabilidad política a toda costa. En los últimos años el régimen comunista ya ha llevado a cabo varios intentos de neutralización de populares servicios de VPN, vitales, por ejemplo, para la comunidad periodística extranjera, a la hora de poder acceder a sus correos electrónicos o poder enviar información al exterior.
0