Innovación
La robótica humanoide se vislumbra como una eficaz herramienta terapéutica. Así lo demuestra  el  simpático bípedo robotizado NAO, galardonado dentro de un proyecto de rehabilitación por su capacidad para motivar a niños con problemas motrices. Este robot forma parte de una herramienta terapéutica, en el marco del proyecto “Nao Therapist“, para rehabilitación infantil, impulsado por dos jóvenes investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid, que ha sido premiado dentro del programa Yuzz, que dirige el Centro Internacional Santander Emprendimiento (CISE). La robótica de servicio, dirigida a convivir con el hombre fuera de espacios limitados y, por tanto, con menos barreras físicas como el industrial, es una de las áreas tecnológicas de mayor proyección de crecimiento en países desarrollados. Los investigadores José Carlos González y José Carlos Pulido, responsables de “Nao Therapist“, explicaron que el robot dispone de un sistema de inteligencia artificial que permite al humanoide interactuar de forma autónoma con el niño, para animarlo a hacer correctamente los ejercicios de rehabilitación. Nao, un robot parlanchín, de más de medio metro de altura, está equipado con un sensor de imágenes 3D y además de explicar al pequeño cómo trabajar para recuperar movilidad, le enseña de forma divertida cómo corregirse cuando no hace las cosas bien.
0