Innovación
Un equipo de investigadores del Centro de Electrónica y Sensores Avanzados de la Universidad RMIT en Australia, desarrolló un nuevo sensor diseñado para smartphones, el cual permitirá mejorar las herramientas de detección de la cantidad de óxido de nitrógeno presente en el aire. Los investigadores explicaron que estos nuevos sensores operan “absorbiendo las moléculas de gas de dióxido de nitrógeno en escamas de disulfuro de estaño”. Al hacer esto no sólo alcanzan los estándares de sensibilidad propuestos por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) para dispositivos de control del aire, sino también “supera todos los dispositivos de medición de dióxido de nitrógeno en el mercado”. El profesor de la Universidad RMIT de Australia aseguró que “uno de los mayores obstáculos en la mitigación de los efectos dañinos del gas pasan por la falta de herramientas efectivas disponibles al público”.  
0