Innovación
Algunos tipos de ceguera y de sordera, las formas de dolor más superficial controladas por el sistema nervioso periférico, y ciertos trastornos intestinales serán las primeras áreas en las que la optogenética hará ensayos clínicos en humanos. Así lo informaron Ed Boyden, Karl Deisseroth y Gero Miesenböck, los tres neurocientíficos galardonados por la Fundación BBVA por su contribución a la biomedicina al crear esa novedosa técnica llamada optogenética. Este tipo de tecnología aspira a descifrar cómo trabaja el cerebro humano, cómo surgen la personalidad y las emociones y, sobre todo, a curar las enfermedades y trastornos que tienen su origen en este desconocido órgano. La optogenética consiste en activar con luz grupos escogidos de neuronas, a las que se les ha introducido una proteína sensible a la luz. Una técnica que de momento está restringida a la investigación básica, pero que en Estados Unidos ya se utiliza para tratar la ceguera por retinosis pigmentaria, una enfermedad que destruye las células de la retina sensibles a la luz. De momento la optogenética no está suficientemente desarrollada para utilizarla en el cerebro de las personas, ya que la técnica requiere introducir un cable de fibra óptica para llevar la luz al cerebro, un método que antes de aplicar a los humanos debe garantizar su seguridad.
0