Innovación
Caroline Wambui una joven de 18 años es la inventora de la primera aplicación móvil de donación de órganos. El invento se ha realizado en Kenia, un país donde los enfermos se ven obligados a recurrir al mercado negro. Pero ahora con solo descargar Life Pocket, el enfermo puede entrar en contacto con posibles donantes de órganos y con los hospitales kenianos dispuestos a practicar el trasplante. La aplicación cuenta con foros donde los diferentes donantes y receptores pueden charlar sobre esta experiencia, antes y después del trasplante, y hacer consultas a médicos expertos. Lo que motivó a Caroline a desarrollar la aplicación fue la muerte de su tio hace dos años, precisamente por no conseguir un trasplante de riñón. En el desarrollo Wambui  fue ayudada por su profesora Damaris Mutati, quien se ha empeñado en enseñarle programación, una asignatura que no figura en el plan nacional de estudios. Kenia es uno de los países de África donde más se usa el teléfono móvil, y la joven docente reta a sus alumnas a utilizarlo, junto al computador, “para solucionar los problemas del día a día”.        
0