Innovación
A medida que avanza la tecnología de los automóviles autónomos, los fabricantes se preguntan qué tan seguros deben ser los vehículos para poder circular en las calles y carreteras. Empresas como Google, Mercedes-Benz y Audi están probando autos en algunas ciudades para determinar si son más seguros que los conducidos por humanos. También deben decidir qué nivel de riesgos es aceptable para los reguladores y un público potencialmente escéptico. Las estadísticas del gobierno indican que en Estados Unidos, errores humanos son responsables del 94% de las 33.000 muertes ocurridas en accidentes cada año. Los vehículos autónomos no se marearán, no beberán ni se distraerán, por lo que, en teoría, podrían eliminar muchos de esos errores y salvar numerosas vidas. Un reciente incidente entre un Lexus autónomo de Google y un autobús, no obstante, reveló que los autos sin chofer también pueden cometer errores. Es así que existe la posibilidad de que tanto reguladores como pasajeros tengan que hacerse a la idea de que los vehículos autónomos reducirán significativamente la cantidad de accidentes fatales, salvando miles de vidas, pero no serán infalibles y podrían verse envueltos en ese tipo de episodios. Google está probando una flota de 56 autos autónomos en las calles de Mountain View, California; Austin, Texas, y Kirkland, Washington. Los vehículos se han manejado solos casi 1,5 millones de millas (2,4 millones de kilómetros), con una persona en el asiento del pasajero. La empresa usa simuladores para  crear una cantidad de escenarios. Otras empresas como Nissan, la fabricante de software Cruise Automation y los abastecedores de repuestos Bosch y Delphi ensayan igualmente autos en calles públicas de ciudades como San Francisco, Las Vegas y Pittsburgh. Chris Urmson, director del programa de autos autónomos de Google, escribió en enero que en los dos últimos años los humanos tomaron control del auto en 13 ocasiones cuando el vehículo se aprestaba a chocar con algo. Pero hizo notar que las intervenciones humanas disminuyen contantemente. En una docena de choques en calles de la ciudad, Google responsabilizó a errores humanos de los conductores del otro vehículo. Google espera poder ofrecer autos autónomos al público hacia fines del 2019, siempre y cuando considere que están listos para ser usados.  
0