redes sociales
Las autoridades francesas investigan el caso de una adolescente que al parecer transmitió su suicidio en vivo a través de la aplicación de video streaming  Periscope. La fiscalía informó que la joven se arrojó debajo de un tren de pasajeros en la estación suburbana de Egly, al sur de París. La mujer, cuyo nombre no se dio a conocer, supuestamente envió un mensaje de texto a una persona muy allegada minutos antes de suicidarse el martes, dijo el fiscal Eric Lallement en una declaración. “Supuestamente también formuló declaraciones a usuarios de internet por medio de la aplicación Periscope para explicar su acción”, dijo el fiscal. La declaración agregó que la mujer nació en 1997, lo que significa que tenía entre 18 y 19 años. El video fue retirado de la aplicación, pero usuarios de YouTube compartieron lo que dijeron eran algunos pasajes, sin incluir la escena del suicidio. Muestran a una joven con cabello negro largo que dice: “El video que estoy grabando ahora tiene el propósito de hacer que la gente reaccione, tener mentalidad abierta, nada más”. Twitter, Facebook, YouTube y otras empresas de redes sociales dicen que se esfuerzan por retirar los videos que glorifican la violencia. Pero el ritmo vertiginoso de la tecnología moderna, especialmente los servicios que permiten que la gente transmita en vivo desde cualquier sitio, significa que es difícil controlar todo a toda hora. Periscope, propiedad de Twitter, no formuló comentarios públicamente. Grupos extremistas han aprovechado la tecnología para promover su violencia.
0