Innovación
El fabricante japonés Honda presentó en Tokio un auto impulsado por hidrógeno, Clarity Fuel Cell, en una apuesta similar a la de Toyota por una tecnología ecológica pero aún sumamente costosa. El modelo funciona con pilas de combustible y es más espacioso (con cinco asientos) y tiene más autonomía (750 km) que el Toyota Mirai, destacó Honda, que antes de fin de año lo presentará también en Europa y Estados Unidos. El grupo apunta en un comunicado que la carga de combustible se efectúa en tan solo tres minutos, contrariamente a las largas horas que lleva cargar las baterías de los coches eléctricos, que tienen además una autonomía mucho menor. Pero la fabricación de los innovadores modelos exige un proceso delicado y su precio sigue siendo muy elevado, en torno a los 7,6 millones de yenes (67.000 dólares, 61.000 euros). Las estaciones de reposición de hidrógeno son además escasas. Honda pretende colocar 200 unidades en un año, sobre todo en administraciones públicas y empresas, a través de contratos de leasing. Honda ya lanzó en 2002 un coche de hidrógeno, el FCX, y en 2008 el FCX Clarity, pero con producción en muy pequeña escala.  
1