Your address will show here +12 34 56 78
Internet y Negocios
La Unión Europea está ampliando su batalla contra Google, alegando que el gigante de la tecnología altera el mercado de apps para teléfonos móviles al dar trato preferencial a sus propios productos a través de su sistema operativo Android. La comisionada antimonopolios de la UE, Margrethe Vestager, dijo que “la conducta de Google priva a los consumidores de una gama más amplia de apps y servicios móviles e impide la innovación”. El sistema operativo Android está diseñado para destacar el motor de búsqueda, mapas, Gmail, YouTube y otros productos de Google que le permiten vender más publicidad digital. Los fabricantes de aparatos no están obligados a usar Android tal como lo dispone Google, pero los reguladores europeos están investigando denuncias de que la compañía sanciona a los que se desvían del diseño preferido por Google. Vestager inició lo que se anticipa será una batalla legal prolongada con una llamada Declaración de Objeciones en la que acusa a Google de aprovechar su alta cuota de mercado para obligar a los clientes a usar sus apps. Vestager dijo que la medida del miércoles en modo alguno prejuzga el desenlace de la investigación. Google es objeto de varias investigaciones de la UE, la mayor de ellas referida a sus servicios de búsqueda. La empresa rechazó enérgicamente las acusaciones y dijo que desea “colaborar con la Comisión Europea para demostrar que Android es bueno para la competencia y bueno para los consumidores”. Cuatro de cada cinco teléfonos celulares y tablets, en el mercado mundial tanto como en el europeo, utilizan Android. Google tomó el mercado por asalto desde hace ocho años, cuando empezó a entregar gratuitamente el software Android a los fabricantes para tratar de competir con el enorme éxito del iPhone de Apple. En la actualidad miles de millones de dispositivos portátiles usan Android, en gran medida porque es gratuito para los fabricantes.
0