Your address will show here +12 34 56 78
Internet y Negocios
Luego de los atentados del 13 de noviembre en París, se ha pedido a los servicios de seguridad que mejoren sus herramientas de seguridad para vigilar a los criminales que se valen de comunicaciones encriptadas. Pero no hay una solución inmediata que no viole la privacidad y las libertades civiles. La encriptación es un arma de doble filo pues al proteger el intercambio privado de información, esta tecnología sirve de herramienta a los servicios de seguridad y a movimientos prodemocráticos, pero también a extremistas violentos. El gobierno estadounidense apoya la encriptación pero al mismo tiempo presiona para acceder a información encriptada para algunas de sus investigaciones. Las revelaciones de Edward Snowden en 2013 sobre la vigilancia masiva de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA) generaron un interés cada vez mayor por encriptar información privada. Pero funcionarios de los servicios de inteligencia y seguridad, así como varios legisladores en Estados Unidos, se quejan de que no pueden vigilar aplicaciones y celulares encriptados, porque para desbloquearlos se precisa una clave que solo conocen sus usuarios. La candidata demócrata a la presidencia estadounidense Hillary Clinton se unió al debate y propuso que el sector privado especializado en tecnología trabaje con el gobierno para poder vigilar las comunicaciones de “terroristas” y así “prevenir futuros ataques”, pero al mismo tiempo protegiendo la privacidad. Pero especialistas en tecnología en el sector privado argumentan que cualquier mecanismo que se desarrolle en las tecnologías de encriptación y que permita el acceso de autoridades públicas a los datos encriptados, también podrá ser usado por hackers o por gobiernos represores. “Cuando se introducen ‘puertas traseras’ [acceso encubierto a los datos, ndlr], no es posible programarlas de tal manera que solo una entidad pueda acceder a la información”, explicó Mike Janke, director general de Silent Circle, una aplicación que figura en una lista de aplicaciones “seguras” que recientemente hizo circular la organización Estado Islámico. “Los hackers pueden ingresar mejor que nadie”, añadió. Con información de Afp.
0